Seguidores de mis paranoias...

miércoles, 8 de julio de 2015

Zombie Cat!

Por si no os acordáis de mis perciosas gatas, os recuerdo a mi hija Akane y a su hermana adoptiva Leia.
 
La última vez que hablé de Leia era para contar que se estaba medio muriendo otra vez. Su sangre era como el calipo de fresa, líquida cual agua y rosita como si le hubieran echado colorante.
 
Un año después continua con su sangre rosa desde hace más de un año (0,25% glóbulos rojos) y su mirada de odio eterno ha pasado a ser de, simplemente, desidia y pasividad.


"Qué pesá con el puto móvil"

 
¿Por qué sigue viva?
 
No lo sabe nadie. Pero ella es fuerte y cada bajón (va por el 4º) lo supera y se hace más inmortal.
A veces tenemos miedo al pensar que puede estar alimentándose de Akane. No sé si es el calor, pero Akane está super rancia. Es una esquiva de mierda y prefiero pensar que es porque es verano y los 40º la bordifican. En invierno no te la quitas de encima y en verano te ve o sólo te escucha venir y huye bajo la mesa. Ni la toques. Quizás no quiere que encontremos que le faltan partes de su cuerpo porque Leia se la está comiendo poco a poco y Akane se sacrifica para ayudar a su amiga a salir de los bajones.
 
Sabemos que a Leia le tiene que doler algo. Nos avisa con pises por toda la casa: la terraza, el rincón de la lavadora y en el peor sitio: la puerta de entrada. El pis pasa por debajo de la puerta pudriendo la banda anti-frío y se cuela al exterior... a la zona común con los vecinos.
El domingo, nuestros jóvenes vecinos (cuyo perro es un amor) nos recibieron al salir del ascensor cuando volvíamos de pasar una noche en el pueblo (donde se duerme mejor), los cuales debieron vernos venir desde la ventana:
 
- ¡Buenas tardes! - son majos.
- ¡Ah! Hola :D
- Quería deciros que ayer limpié ahí - señala - donde la puerta, que mi perro se ponía nervioso por el pis, olía mucho...
- Ay... gracias... lo siento, es que la gata está enferma y se mea por todo.
- No pasa nada - la chica lo sabe, que ya me vio un día limpiando bajo la puerta y se lo comenté -.
- Lo siento, qué vergüenza... gracias...
 
Da muchísima vergüenza que te reciban los vecinos para decirte que han estado limpiando pis de tu gato cuando tú no estabas.
 
Me da cosa para cuando nos vayamos el día 15 hacia el aeropuerto. Además de la obligatoriedad de ir todos los días para medicar a Leia, hay que sumarle el limpiar los 2-3 pises diarios que deja en los distintos lugares de la casa. Da mucha, mucha vergüenza. Y sé que no es mi culpa, pero es que no puedo hacer nada para evitarlo. Avisaré a los vecinos a la que me los cruce de que si les vuelve a pasar, que nos perdone de antemano. Les traeré algo de Japón para darles las gracias por las molestias. Y al hermano de Karate también, que será el encargado de cuidar a las gatas, limpiar pises y medicar a la enana zombie.
 
El peor bajón de Leia desde la castración y su ingreso de 3 días con suero, lo tuvo en diciembre-enero. Nos fuimos una semana a Noruega y me fui tan mal por dejarla, que puse en sobreaviso a los amigos de Karate que iban a cuidar a las gatas (la verdad es que Karate, para ser alérgico y no querer gatos, siempre cuida a las gatas gente de su entorno):
 
- Si veníis y la encontráis muerta, la metéis en dos bolsas de plástico para que no huela y la dejáis en la habitación más fría del fondo o en la terraza. Ya me encargo yo del cadáver cuando vuelva.
- ... Pero... ¿pero cómo lo dices así?
- Porque es así. En cualquier momento la va a palmar y ojalá no sea cuando yo no esté, pero no se sabe. Tiene mucha fiebre, no se mueve y hay que estar pendiente.
 
Cuando volvimos no se movía. Estaba viva pero no se movía. La cogías y movías donde querías. Estaba extra-mimosa (cuando es una borde de mierda) y pensé que por lo menos moriría estando yo allí para poder despedirla.
 
A los dos días la llevé al veterinario y le pincharon convenia (antibiótico) y me dieron más pastillas. Empezó a moverse más gracias también a la alimentación, le daba para comer proteina pura (Royal Canin Recovery). A la semana fui a compar más latitas de comida para su mejora y mi amiga, que fue el día anterior al mismo veterinario con su gata (hablamos mucho con las veterinarias sobre nuestros gatos y nos conocen), se empeñaba en acompañarme cuando le dije que iba al veterinario. Finalmente fui sola. Compré las latas y le dije a la veterinaria que Leia había empezado a correr otra vez, milagrosamente de un día para otro y la veía mucho mejor y sin fiebre. Me felicitó y dio las gracias por cuidarla tan bien (Leia fue rescatada por esta veterinaria, le tiene mucho cariño y me ayuda muchísimo con ella).
 
Cuando quedé con mi amiga tuvimos una conversación un poco rara...
 
- ¿Qué tal estás? - super preocupada me pregunta-.
- Bien...¿tú...qué pasa?
- No, por Leia...
- Aaaah, geniaaaaaaaaaal, ¡ya corre y salta y hasta la he visto jugar!
- Ostia, ¿si? GENIAAAAAL
- ¿Qué te pasaba?
- Nada, que cuando estaba en el veterinario llamaste que ibas a ir al día siguiente para coger medicinas y comida para la gata... y me dijo la veterinaria que te iba a proponer ponerle la inyección porque la vio muy mal y sufriendo.
- ... Joder.
- Me lo dijo fatal. No le hacía ninguna gracia.
- Por eso estaba tan contenta cuando le dije que ya no tenía fiebre y corría...
 
Me dejó con muy mal cuerpo. Yo también tengo presente la inyección, pero la reservo para el momento en que no coma ni pueda hacer nada. Aunque no se moviera, sí que comía (llegó a engordar) a pesar de la fiebre y los avisos en forma de pis. Mientras Leia luche, yo la ayudaré a luchar.

Y como no sé cuánto tiempo más durará conmigo, no puedo resistirme a darle lo que me pide: pizza, atún, trozos de cosas que voy comiendo...

Mirad con qué cara de odio mira a su mami >////< 
"¿Por qué me miras, puta?"
¿Por qué cojones no me das la puta pizza ya, esclava?

¿Me diréis que no vale la pena salvar a esa gatita? Menuda carita tiene. Es tan requetebonita...

Os dejo unas fotos porque soy una mamá orgullosa de sus pequeñas. Como tal locati de los gatos, mi móvil tiene más fotos de ellas que propias...

"¿Que por qué nos gusta la bañera? Porque es fresquita y nos gusta mirarte mientras meas
y llenarla de pelos porque sabemos que te jode."
Unicoooornio
"Hace calor, puta"
"No le reventará el puto móvil a la tía ésta"

 
 
PD: siempre que imagino una conversación con mis gatas, me llaman "puta". No sé por qué, siento que, sobretodo Leia, me insulta cuando me mira.

.
 

3 comentarios:

Kurai dijo...

Leia es una pasada, ojalá que siga estando "bien" mucho más tiempo =D

Y Akane es amor <3. Las mías también me huyen últimamente, el calor les pega =(. Y Prr, que tiene tantísimo pelo, dice mi hermano que sólo aparece a partir de las 22h xD. Pobreticas.

Anónimo dijo...

La mía también me decía puta, si es que son todas iguales, que mala leche tienen, jajajaja

Holden dijo...

¡Que preciosidad de gatitas! ¡En especial Akane, es una pasada!